Artículos

¿Te acompaña “la Fuerza” en tu trabajo?

“Alineando nuestras preferencias, competencias y oportunidades”.

“¡Que la Fuerza te acompañe!” (may the Force be with you).

Esta frase, empleada por los personajes de Star Wars, invocaba el poder de “la Fuerza” para que ayudara a la persona en cuestión a conseguir sus objetivos. Considerada entre las 10 mejores frases de las películas de todos los tiempos, esta expresión nos puede invitar a reflexionar sobre la presencia de “la Fuerza” en nuestro entorno laboral.

Pero, ¿qué es “la Fuerza”?

Suelo relacionar “la Fuerza” con la descripción que hace Mihály Csíkszentmihályi en su libro “Flow” (Fluir) del hecho de sentirse completamente comprometido con la actividad que uno realiza. Un estado de concentración o absorción completa que se alcanza cuando existe un equilibrio entre el desafío de la tarea y la habilidad de quien la realiza, caracterizado por una sensación de gran libertad, gozo, compromiso y habilidad, durante la cual las sensaciones temporales, tales como la hora, la comida y el mismo “yo”, parecen desaparecer.

Es esa una descripción similar a la que realizara también, muchos años antes, otra psicóloga, la Dra. Joyce Brothers, en su obra “Como alcanzar sus objetivos con éxito”, ella lo describía como un “estado particular de atención enfocada, que redunda en una armonía productiva”.

Podemos evidenciar “la Fuerza” por la sensación de plenitud que nos acompaña cuando estamos desempeñándonos dentro del ámbito de nuestra misión, es decir, cuando estamos en “la zona”. Y por supuesto que no me refiero a una misión encomendada por los miembros del Alto Consejo Jedi, sino a la libre elección que hacemos en nuestra vida, de trabajar en ese ámbito en el que confluyen nuestras preferencias (lo que disfrutamos haciendo), nuestras competencias (lo que mejor hacemos) y oportunidades (situaciones de las que podemos sacar provecho).

¿Cuál es ese fenómeno que se da cuando se alinean estas tres facetas en nuestra vida laboral? Pues que se refuerzan mutuamente:

  • Trabajar en lo que nos gusta favorece que nos capacitemos para hacerlo mejor -como sucede cada vez que nos entregamos a un hobby– y también que estemos atentos a las oportunidades que se nos puedan presentar.
  • Trabajar en aquello en lo que somos competentes hace que lo disfrutemos, ya que el trabajo se nos da bien, lo cual hace igualmente que se multipliquen las oportunidades.
  • Y trabajar donde existen oportunidades, nos hace disfrutar por el beneficio que anticipamos, además de que nos lleva a volvernos más competentes a fin de poder materializar dicho beneficio.

Muchas personas consideran que plantearse el trabajo ideal es una quimera, más aún cuando se encuentran en países con altos niveles de paro o desempleo, pero muchas otras personas han decidido abordar con determinación el tema de su trabajo ideal, conscientes de que elegir un tipo de trabajo es, a fin de cuentas, elegir un estilo de vida. Estos individuos decidieron emprender cursos de acción, gracias a los cuales hoy en día se encuentran trabajando en “la zona”; experimentando el “flow”; en compañía de “la Fuerza”.

Cuando estamos en “la zona” se produce una poderosa sinergia entre nuestra pasión, nuestra capacidad personal y nuestras posibilidades de obtener beneficios personales.

Para que la Fuerza le acompañe en su trabajo, le propongo realizar este sencillo, pero poderoso ejercicio:

En un papel o dispositivo electrónico, abra una gráfica en la que coloque, en el eje de las abscisas, o eje “x”, los días del mes, y en el de las ordenadas, o eje “y”, una escala con la siguiente graduación:

++ Entusiasmado

+    Contento

0    Indiferente

–    Fastidiado

— Harto

A continuación, cada día, al regresar a su casa del trabajo, califique su estado de ánimo respecto a la jornada recién vivida, colocando una marca a la altura del grado asignado en la fecha correspondiente. Además, cuando el resultado de su evaluación sea “Entusiasmado” (++) o “Harto” (–), indique además el por qué. Es decir, registre qué fue lo que sucedió durante ese día que le hizo sentirse entusiasmado o, por lo contrario, harto y con ganas de renunciar al trabajo; si hubiese podido hacerlo.

Lleve esta gráfica, religiosamente, al menos cuarenta y cinco días. Hágalo disciplinadamente y si por algún motivo llegara a dejar de llenarla un día, no se preocupe, retómela al día siguiente.

Al finalizar ese período, tómese unos momentos para analizar su gráfica y haga un resumen de todas aquellas situaciones o circunstancias que le hicieron sentirse entusiasmado. Haga lo mismo con las que le desmotivaron, que le hicieron sentirse mal, y descubra el patrón que se manifiesta allí.

Conseguir el puesto o cargo que usted se merece y vivir trabajando en “la zona”, comienza por reconocer qué le motiva o le enciende y qué le desmotiva o le apaga. Y por especificar los elementos que deberían estar presentes en su trabajo ideal; y también los que por ningún motivo quisiera que estuviesen.

Una vez reconocidas las características del trabajo ideal, pase a la acción, active su red de contactos, ubique el puesto que se merece. Sea creativo en sus métodos, el estado actual de la tecnología informática y de las comunicaciones da para serlo. Y si el puesto en cuestión no existiera, atrévase a crearlo. Bien valdrá el esfuerzo. Al hacerlo, “la Fuerza” le acompañará.

No se tome este ejercicio a la ligera, diciendo “yo ya tengo claro lo que me gusta o me disgusta”. Aunque así fuera, dedique cinco minutos diariamente a hacerlo y a registrar su sentir, así como las causas de su sentir extremo (Entusiasmado/Harto). Lo que surja de este estudio puede resultarle revelador. Puede aportarle la claridad y la energía necesarias para iniciar uno de los cambios más trascendentes de su vida.

La otra alternativa, la de conformarse con el puesto actual y cuidar el trabajo que tiene, aunque no se encuentre en “la zona”, es una opción válida también. Entendemos que algunas personas estiman que la relación coste/beneficio de su situación laboral es cuando menos satisfactoria, y no encuentran sentido en arriesgarse. Para esas personas, esto es lo apropiado.

Pero si usted decide aventurarse a vivir en “la zona”, las palabras de Steve Jobs, el finado empresario y magnate de los negocios estadounidense, podrían inspirarle:

“Tu trabajo va a ocupar gran parte de tu vida y la única forma de estar realmente satisfecho con lo que haces es haciendo un gran trabajo. Y la única forma de hacer un gran trabajo es amando lo que haces. Si aún no lo has encontrado, sigue buscando. No te conformes. Como todos los asuntos del corazón, lo reconocerás cuando lo hayas encontrado.”

¡Nos vemos en “la zona”!

Copyright (c) 2016 Vladimir Gómez Carpio

Regístrese gratis aquí y reciba las novedades de Vladimir Gómez Carpio.

Para descargar este artículo en PDF haga clic en el siguiente enlace Art. 106 Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s