Artículos

¿Practica su empresa la Apnea?

“Llegando al fondo de las cosas”.

El atleta se sumerge rápidamente en el océano, llevando por reserva tan solo lo que cabe en sus pulmones -unos 7 a 8 litros de aire. Le ayuda a descender el lastre sujeto a su cintura, barras de plomo que aumentan su peso y logran vencer el empuje del agua, para poder llegar al fondo.

El deporte de Apnea o buceo libre (freediving) produce escalofríos a algunos -al igual que otros deportes de riesgo-  pero sobre todo a quienes sufren de claustrofobia o padecen deficiencias respiratorias.

Durante el ascenso, el practicante de Apnea debe tomarse las cosas con calma, emergiendo a un ritmo tal que impida la “hipoxia”, la muerte por asfixia, producto de la formación de gas en sus vasos sanguíneos. De esta forma, el atleta entrenado consigue regresar a la superficie sano y salvo, habiendo logrado su meta, conseguido su propósito.

Existe un símil entre la práctica de este deporte y la forma según la cual los individuos y las organizaciones abordan las situaciones, los llamados “problemas”.

Las situaciones pueden abordarse de manera superficial o por lo contrario en profundidad. Por cierto que una de las características asociada a los países en vías de desarrollo, ha sido precisamente la superficialidad con la que abordan sus situaciones, quedándose en las apariencias, en lo visible, en lo externo. Sin esforzarse por llegar al fondo de las cosas.

En dicho comportamiento influye una educación deficiente, la falta de una visión a largo plazo, el escaso desarrollo científico y tecnológico, la subestimación de la complejidad de las situaciones, pero sobre todo, la falta de determinación. La falta de voluntad para solucionar las cosas de raíz y no sólo para cambiar las apariencias (efectismo).

En el ámbito de las empresas, llegar al fondo de las cosas supone la existencia tanto de un valor organizativo, como de un liderazgo coherente y comprometido con los fines de la empresa, de manera que en la gestión diaria se procure el encauzamiento de las acciones colectivas en pro de los grandes objetivos de la organización.

¿Cómo puede instituir la actitud de “llegar al fondo las cosas” en su organización?

He aquí algunas recomendaciones:

  • Al planteársele una situación, determine si se trata de un hecho puntual o, por el contrario, de uno repetitivo
  • Si es un hecho repetitivo, revise el proceso dentro del cual se presenta de forma cíclica la situación
  • Si es puntual, establezca el contexto o las condiciones que dieron lugar a la situación
  • En ambos casos, identifique la causa raíz del problema, apoyándose en las herramientas para la solución sistemática de problemas (Management Tools Suite)
  • Una vez determinada la causa, proponga una solución que satisfaga sus expectativas (criterios que determinan la efectividad de una solución)
  • Revise el proceso dentro del cual surgió el problema y ajústelo para dar cabida a las soluciones planteadas
  • Establezca medidas de verificación que le permitan comprobar que el problema ha sido realmente resuelto y no que se ha quedado solamente en la superficie, en las apariencias

Continuando con nuestra analogía de la Apnea, la inmersión en el problema puede hacerse más o menos de prisa, el lastre que lleva -la carga del problema- así lo facilita, pero debe llegar al fondo, a la causa raíz. Y a la hora de emerger a la superficie con la solución, debe tomarse su tiempo, hacerlo con mesura, para asegurarse de abordar todos los elementos implicados en la solución, incluidas las acciones orientadas a vencer la resistencia al cambio, que la solución pueda suscitar.

El riego de emerger rápidamente con soluciones improvisadas, puede estar hablándonos de superficialidad y de impulsividad en el estilo gerencial. Actitudes que, en vez de resolver las cosas radicalmente, lo que hacen es quitarse los problemas de delante, para que al poco tiempo vuelvan a reaparecer.

La gestión de empresas es una actividad de riesgo, en la que descender hasta el fondo de las cosas y emerger luego con las soluciones, de forma cautelosa, puede reportarle buenos dividendos.

Vladimir Gómez Carpio
Consultor en procesos de transformación personal y organizativa
www.trinodus.com

Copyright (c) 2015 Vladimir Gómez Carpio

Regístrese gratis aquí y reciba las novedades de Vladimir Gómez Carpio.

Para descargar este artículo en PDF haga clic en el siguiente enlace Art. 85 Blog

2 comentarios en “¿Practica su empresa la Apnea?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s