Artículos

Por una cabeza

“Canalizando la energía conflictiva en su organización”.

La probabilidad de que entre los miembros de una organización existan pugnas internas por lograr cuotas de poder, es directamente proporcional a su tamaño – a más grande, mayor el riesgo- y a la agresividad de sus líderes. De forma similar, es inversamente proporcional al nivel de solidaridad existente entre el personal y al grado de empatía presente en las comunicaciones.

A más de un trabajador le debe ocurrir que al vestirse cada mañana para ir al trabajo, también se guarda un puñal en el cinto o en la boca (en sentido figurado) para repeler los ataques que le cabría esperar durante la jornada.

Y es que algunas organizaciones se han convertido en verdaderas junglas, lugares peligrosos para la seguridad, en los que el objetivo de los empleados no es tanto conseguir los objetivos de la entidad para la cual trabajan, sino sobrevivir durante el proceso de intentar alcanzarlos.

Dentro de estos ambientes, buena parte de la energía del personal se consume en competir unos contra otros, en orquestar ataques y defensas, cuidando además las apariencias. Es decir, se pueden provocar heridas, pero, eso sí, que no se note la sangre.

En dichas organizaciones los individuos se pasan el tiempo alimentando rumores, forjando alianzas y coaliciones para defenderse u orquestando planes para perjudicar a un tercero.

Estos ambientes hostiles ponen en evidencia:

  • La ausencia de un liderazgo asertivo, humano
  • La falta de una verdadera gestión del talento
  • Una pobre definición de  funciones (hay gente sin suficiente trabajo)
  • La carencia de retos que motiven al personal

La solución a esta problemática está implícita en sus mismas causas:

  1. Fomentar un estilo de liderazgo que incentive la cooperación y el trabajo inter-funcional
  2. Realizar mediciones periódicas del clima organizativo y pautar intervenciones destinadas a enriquecerlo
  3. Equilibrar las cargas de trabajo para que no haya gente ociosa
  4. Concebir y proponer retos exigentes, desafiantes, que estimulen la creatividad
  5. Propiciar un ambiente comprensivo, que no exagere al sancionar los fallos y que no escatime esfuerzos para reconocer los logros

La edificación y el mantenimiento de un entorno organizativo rico, que no promueva la rivalidad interna, ni los conflictos de carácter destructivo, es posible si buscamos maneras de crear vínculos sólidos entre los empleados.

De no ocuparse de ello, usted estaría desperdiciando buena parte de la energía creativa de su personal y además, un buen día la próxima cabeza que querrían cortar podría ser la suya.

Para descargar este artículo en PDF haga clic en el siguiente enlace Art. 46 Blog

Vladimir Gómez Carpio
Consultor en procesos de transformación personal y organizativa
www.trinodus.com

Copyright (c) 2014 Vladimir Gómez Carpio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s