Artículos

Es un puesto, no una celda

“La flexibilidad para responder a los cambios en las organizaciones”.

Dos de las formas principales que tienen las organizaciones para lidiar con la incertidumbre las constituyen una herramienta y una actitud. La herramienta es la Planificación Estratégica; la actitud, la flexibilidad.

La Planificación Estratégica surge precisamente de no saber cómo va a ser el futuro. Es por ello que durante los procesos de reflexión estratégica se establecen los “futuribles”, o futuros probables, los cuales proponen posibles manifestaciones del entorno de una organización, durante determinados períodos, condicionadas a la ocurrencia de ciertos sucesos.

Pero las iniciativas y los planes de acción resultantes de los procesos de reflexión y de planificación estratégica,  necesitan ser monitorizados para que no queden tan sólo en ejercicios retóricos o en listados de buenas intenciones.

El seguimiento y control de los planes de acción demanda indicadores de progreso y la capacidad de adaptación a las nuevas circunstancias que pudiesen surgir durante su ejecución.

Esto nos lleva al otro elemento que empleamos para vérnosla con la incertidumbre: la actitud flexible.

La flexibilidad debe hacerse presente no sólo al momento de trazar la estrategia, mediante los planes de contingencia (los famosos “planes B”), sino sobretodo cuando diseñamos la estructura, la cual se concreta a través de los organigramas  y de las descripciones de cargo.

Estas últimas deben ser guías para la acción, más no anteojeras que impidan al trabajador ver fuera de su cajita.

La definición de los puestos o cargos en una organización tiene ventajas innegables:

  • Distribuir equitativamente las tareas y actividades
  • Determinar los perfiles de los trabajadores
  • Valorar los puestos con miras a establecer su remuneración
  • Apoyar el desarrollo de los planes de formación
  • Establecer las políticas, normas y procedimientos
  • Fijar los objetivos y las metas; entre otros

Pero dicha definición no puede convertirse en una prisión para el empleado por una razón muy sencilla: la dinámica organizativa estará siempre sujeta a la incertidumbre, debido a los cambios que se producen tanto en el entorno -cambios de origen externo- como dentro de la propia organización -cambios de origen interno.

La flexibilidad abre la posibilidad de identificar oportunidades y amenazas, y de actuar en consecuencia. Así que al momento de diseñar su organigrama y sus puestos de trabajo, asegúrese de no colocar barrotes que frenen la iniciativa de su gente. De ello puede depender la supervivencia de su organización.

Para descargar este artículo en PDF haga clic en el siguiente enlace Art. 45 Blog

Vladimir Gómez Carpio
Consultor en procesos de transformación personal y organizativa
www.trinodus.com

Copyright (c) 2014 Vladimir Gómez Carpio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s