Artículos

¿Quién dirige el tráfico en tu organización?

“Guías para el movimiento organizativo”.

En todo país con un sistema vial bien desarrollado, los conductores son guiados por las señales de tráfico. La demarcación y señalización de las vías hace posible el desplazamiento fluido de los coches o autos.

Este sistema de avisos, pictogramas y luces de colores -semáforos- consigue ordenar y regularizar el flujo vehicular, permitiendo la movilización automotor a través del entramado de calles y avenidas que enerva toda ciudad.

Algo similar sucede en el seno de las organizaciones con el conjunto de normativas que controlan las actividades regulares. Políticas, normas, procedimientos, instrucciones de trabajo, descripciones de cargo y organigramas, realizan una función equivalente a la de la señalización vial, pues nos ayudan a conducirnos a través de la trama organizativa, asegurando el flujo regular de informaciones, materiales y personas, así como dar cumplimiento a la misión de la organización.

En otro plano de la organización, en el de las actividades estratégicas, objetivos, metas y planes de acción, nos conducen igualmente, solo que esta vez hacia la visión de futuro que la organización se ha fijado como macro-objetivo general.

Todo directivo, gerente, ejecutivo, consultor o profesional que quiera desenvolverse eficazmente en el tráfico organizativo, debe manejar la terminología asociada a la gestión de las actividades regulares y estratégicas.

Pues así como los elementos de la señalización vial tienen un significado preciso, que es del conocimiento de todos los conductores, de la misma forma tendríamos que dominar los términos implícitos en la gestión estratégica y organizativa, para poder ser efectivos en su dirección y en su desarrollo.

¿Es lo mismo una política que una estrategia?

¿Es igual hablar de desempeño que de actuación?

¿Qué va primero la visión o la misión?

¿Qué diferencia un programa de un proyecto?

¿Es el presupuesto o budget lo mismo que el plan operativo?

¿Es toda meta medible? ¿Y los objetivo qué?

¿Qué diferencia un indicador de una meta?

A pesar de que todos empleamos estos términos en nuestra gestión diaria, no siempre conocemos su significado preciso, lo cual nos lleva a caer en discusiones estériles, simplemente porque cada quien le ha atribuido un significado diferente.

De forma que aprender este idioma nos puede ayudar a salvar tiempo y a darle una orientación más profesional a nuestro trabajo, logrando así un desplazamiento fluido a través de nuestras organizaciones.

¿Quiere conocer más sobre el lenguaje de las organizaciones? Haga clic aquí.

Vladimir Gómez Carpio
Consultor en procesos de transformación personal y organizativa
www.trinodus.com

Copyright (c) 2015 Vladimir Gómez Carpio

Regístrese gratis aquí y reciba las novedades de Vladimir Gómez Carpio.

Para descargar este artículo en PDF haga clic en el siguiente enlace Art. 5 Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s